esterilizacion de perros y gatos

Esterilización en perros y gatos

La esterilización de nuestros compañeros peludos es un tema que genera muchas dudas y, a veces, incluso miedos que surgen en parte por el desconocimiento del procedimiento y sus consecuencias. 

Este mes comienza la campaña de esterilización en The Cat’s Smile, así que aprovechando la ocasión hemos decidido hacer este post donde esperamos aclarar todas vuestras dudas.

Vamos a empezar por resolver el concepto de “esterilización”. Al esterilizar a un animal lo que hacemos es extirpar las gónadas, es decir; los ovarios y útero en caso de las perras y gatas; y los testículos en el caso de los perros. 

Por lo tanto, desaparece el celo en perras y gatas, y los machos no producirán espermatozoides.

Las ventajas de esta cirugía son varias:

En el caso de las esterilización del perro o el gato:

  • Evitamos marcajes con orina en sitios inadecuados
  • Evitamos peleas en el parque con otros individuos cuando hay presencia de hembras en celo
  • Evitamos que el animal salga corriendo porque ha detectado una hembra en celo
  • Evitamos problemas de inapetencia, anorexia o apatía
  • Evitamos tumores de distinta índole (próstata, testículos o de células hepatoides)
  • Evitamos descendencia no deseada

 

En el caso de la esterilización de las perras o las gatas:

  • Evitamos infecciones de útero
  • Evitamos tumores de mama o de ovarios
  • Evitamos la pseudogestación (embarazo psicológico)
  • Evitamos que los animales se escapen de casa buscando un macho (atropellos, pérdidas…)
  • Evitamos camadas no deseadas

gata esterilizada con body

Como hemos comentado, la esterilización es una cirugía, y, aunque no está libre de riesgo (no obstante es muy pequeño debido a los procedimientos que llevamos a cabo), es muy beneficiosa para nuestros animales. 

A continuación os comentamos cómo lo hacemos en The Cat´s Smile:

En las esterilizaciones de las hembras y en la de los perros se realizan unas pruebas médicas previas para disminuir los riesgos anestésicos.

En los casos que sea posible, estas pruebas se harán días antes. Si no, se pueden realizar el mismo día de la cirugía antes de la intervención.

En el caso de los gatos machos, la cirugía se realiza con una sedación y anestésico local, por lo que las pruebas previas no serían necesarias al no tratarse de una anestesia general.

Existen distintas técnicas para realizar las cirugías. En el caso de los machos existe la orquiectomía y la vasectomía.

  • La orquiectomía se basa en quitar los testículos. Es la cirugía de elección y la que se realiza por defecto en casi todos los centros.
  • La vasectomía consiste en ligar/cortar los conductos deferentes. No se quitan los testículos, lo que conlleva que se siguen produciendo las hormonas, por lo que no tendremos los beneficios de evitar los tumores prostáticos o testiculares, ni de la posibilidad de obtener cambios en el comportamiento de cara a mejorar este tipo de problemas en el macho.

 

En el caso de las hembras, la cirugía se puede hacer por laparotomía o por técnicas de mínima invasión.

  • La cirugía por laparotomía se basa en realizar un corte en el abdomen y acceder al interior a través de él. Suelen ser cortes de unos 2 cm, algo más pequeños o más grandes según la destreza del cirujano y de las características del animal.
  • La cirugía por mínima invasión se realiza por laparoscopia. Se hacen 2-3 incisiones a través de las cuales se introduce el material para realizar la intervención.

 

En cualquiera de las distintas situaciones, los animales necesitarán ciertos cuidados post operatorios:

 

  • Antibiótico y antiinflamatorio: dependiendo del tipo de intervención y del animal, serán unos u otros y durante más o menos días.
  • Curas de las heridas quirúrgicas: será necesario revisarlas cada 12h y limpiarlas con un antiséptico.

Imprescindible evitar que los animales se chupen las heridas. Será necesario el uso de conos (collares isabelinos), bodies o similares para evitarlo.

  • Reposo moderado unos días.

Además, cabe mencionar que hoy en día la esterilización de cada animal se realiza a la carta.

Tenemos en cuenta distintas cosas:

  • Raza y edad del animal: hoy en día se sabe que hay razas en las que es mejor esperar unos años para hacerlo, o razas en las que es mejor hacerlo justo después del primer celo. Por ejemplo; en el caso de los perros de raza grande como puede ser el rottweiler, pastor alemán… deben esterilizarse a partir de los dos años, en caso de hacerlo de forma temprana, aumentan las probabilidades de cáncer de próstata.[symple_spacing size=»10″]

En el caso de las perras tampoco es distinto. Según la raza hay una edad indicada para la esterilización. De hecho, en el caso de las hembras de Golden, no se deben esterilizar ya que se ha visto que estas hembras tienen más probabilidades de desarrollar tumores si están esterilizadas que si no. La única ocasión en la que se deben esterilizar, es en el caso de que presenten pseudogestación.

  • Celo en el caso de las hembras: en el caso de las perras, es mejor esperar un par de meses a que las perras hayan pasado el celo para que esté todo en reposo y la recuperación posterior sea mejor. 

En el caso de las gatas, que tienen un celo distinto, no es problema hacerlo cuando estén en esa fase, aunque también será mejor en el momento de reposo.

  • Carácter del animal: muchas veces venís comentando el hecho de en animales agresivos si la esterilización puede mejorarlo o no. La esterilización solo elimina conductas relacionadas con la presencia de las hormonas en sangre. No modifica el carácter. Es conocido también que aunque las conductas estén relacionadas con las hormonas sexuales, si el animal lleva mucho tiempo haciéndolo, se aprenden y ya no se eliminan con la esterilización.

Si estás interesado en saber más o quieres esterilizar a tu animal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Comparte este post:

Post relacionados

Contacta con nosotros

¿Tienes dudas? ¿Quieres pedir cita? Estaremos encantados de atenderte.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?